viernes, 9 de diciembre de 2016

La Biblia nos enseña que Abraham y Sara no tenían hijo, sin embargo ellos tenían una promesa del Señor. Transcurren décadas pero al finalmente y en contra de toda posibilidad Dios hizo una obra sobrenatural y nació su hijo Isaac, por encima de los obstáculos como fueron la edad y esterilidad de Sara.

Debemos tener presente que cuando el Señor les prometió su hijo, Sara no creyó la promesa al comienzo, fue en ese instante cuando Dios expresó: “¿Hay para Dios alguna cosa difícil?” y la maravillosa respuesta desde la misma Biblia es: “Todo es posible para Dios”. Él es Todopoderoso.

DIOS ES TODOPODEROSO   

San Marcos 16:1-2 “Pasado el día de reposo, María Magdalena, María, la madre de Jacobo (Santiago), y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungir el cuerpo de Jesús. Muy de mañana, el primer día de la semana, llegaron al sepulcro cuando el sol ya había salido”   

Reflexionemos en algunos fundamentos muy importantes a tener en cuenta respecto a esta verdad: Dios es todopoderoso.
a) Buscar a Dios es fundamental. El pasaje de hoy nos dice que estas mujeres seguidoras del Señor Jesús, no dejaron de seguirlo aunque estaba su cuerpo en el sepulcro. Buscar la presencia de Dios significa una acción evidente (“ellas fueron al sepulcro”), hablamos entonces de ir más allá de sólo intenciones.

Esto es interesante pues implica inversión. La Escritura nos dice: “compraron especias aromáticas”, hablamos pues de invertir parte de nuestro tiempo, nuestras fuerzas, y dar conforme a la Biblia. Esto también demanda diligencia, pues estas mujeres fueron “muy de mañana”. Tengamos presente pues que nuestro devocional diario, ese tiempo diario con el Señor es vital. La oración se convierte en una evidencia de nuestra dependencia de Dios. Te invitamos a leer La comunión con Dios es vital.

b) Puedes confiar en la bondad del Señor. Dios es todopoderoso, verdad que requiere creer en él, hacer nuestra parte y perseverar. Por eso la perseverancia es una acción manifiesta de nuestra fe. La Biblia nos dice que era “el primer día de la semana”, de una nueva semana, vemos en el contexto que la semana anterior había sido muy dura para todos, pero el Señor en ese nuevo tiempo haría manifestó su poder.

Precisamente por eso persevera, nuestras crisis y dificultades son temporales, son momentos de edificación y crecimiento, son aquellas etapas de la vida en las que Dios nos enseña muchas cosas y culminan con poderosos milagros.

c) Con Dios podemos vencer los obstáculos del camino. La Biblia nos dice: “Pero decían entre sí: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro?” Marcos 16:3. La incredulidad por ejemplo es un obstáculo que debemos superar. Quizá las mujeres se olvidaron de la promesa de resurrección de Jesús, ellas habían visto al Señor Jesús resucitar a la hija de Jairo, a Lázaro y al hijo de la viuda de Naín. Sin embargo se preguntaron ¿Quién removerá la piedra?

Podemos concluir que las grandes piedras sólo el poder de Dios las puede mover, y sólo la incredulidad las puede sostener. Podemos recordar por ejemplo que en Nazaret el Señor Jesús no pudo allí hacer milagros por la incredulidad de sus habitantes.


En este caso en particular había delante de ellas una inmensa piedra (el versículo cuatro nos dice que “la piedra era muy grande”), además quizá pensaron en los soldados romanos que hacina guardia. Aquella piedra fue puesta por los soldados romanos, pero fue motivada por los fariseos y sacerdotes (entonces eran varios los obstáculos a superar: la piedra, los soldados romanos, los fariseos, entre otros).

Lo más probable es que al no tener a su Maestro con ellas quizá también luchaban con algunos miedos, como qué iba a pasar ahora, las nuevas circunstancias, o tal vez comenzar de nuevo, etc. Pero ten presente el Señor está contigo.

Ante estas cosas puede aparecer el desánimo. Es interesante ver que fueron las mujeres quienes buscaban al Señor  Jesús, y no los discípulos, probablemente estaban desanimados, y habían vuelto al mar de galilea a pescar. Además ellos debían enfrentar a los enemigos de Cristo: el Imperio de Roma, los líderes religiosos en Jerusalén, y aquellos que no creyeron en Jesús, entre otros. Pero tres días después de morir el Señor Jesucristo se levanta de los muertos, alcanzada así la más grande victoria para la humanidad.
Conclusión: Para el Señor todo es posible. Por eso ante las más grande dificultades, ante los mayores obstáculos y problemas ten presente “no hay nada difícil para Dios”, él es Dios Todopoderoso. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.
Te invitamos a leer: "CONFÍA EN DIOS". 

Material similar en Estudiosysermones.com - Dios es todopoderoso - 

miércoles, 7 de diciembre de 2016

El Señor nos enseña continuamente y usa diversas circunstancias, situaciones y elementos para formar en cada uno de nosotros su carácter y así ayudarnos a crecer de integralmente. Dios utilizará distintos ambientes, individuos y medios para hablar a nuestro corazón y revelarnos sus planes, por eso prepárate vienen cosas grandes para tu vida.  

Juan 21:1-3 “Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a los discípulos junto al mar de Tiberias, y se manifestó de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo (el Gemelo), Natanael de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos de Sus discípulos. "Me voy a pescar," les dijo* Simón Pedro. "Nosotros también vamos contigo," le dijeron ellos. Fueron y entraron en la barca, y aquella noche no pescaron nada”     

Aquí podemos ver a los discípulos sin Cristo, estaban solos, y experimentan por lo tanto una ausencia de dirección, ellos invierten sus fuerzas y su tiempo sin lograr resultados. El mar donde ellos están recibía varios nombres: mar de Galilea, lago de Genesaret y mar de Tiberias. Llamado mar por tener un gran tamaño en proporción con el tamaño del país, pero en realidad era un lago grande de agua dulce.

Una característica es su gran cantidad de peces. Es interesante ver que el agua era dulce y los peces eran abundantes, sin embargo los discípulos estaban pasando por un tiempo triste y duro: “aquella noche no pescaron nada” nos dice la Biblia. Por eso es fundamental que procuremos la guianza divina.

Tengamos presente que el Señor Jesús llega en el momento justo: “Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; más los discípulos no sabían que era Jesús”, Juan 21:4. Las Escrituras nos dicen: “cuando iba amaneciendo”, eran tal vez las 5:00 o 6:00 a.m. Los discípulos volvían desanimados pero gracias a Dios “se presentó Jesús”. Ellos “no sabían que era Jesús” estaban decepcionados pero la mirada del Señor siempre estuvo sobre ellos.

El Señor Jesucristo tiene diversos títulos y uno es “Sol de justicia”, los discípulos no sabían que era el Señor, pero apareció justo allí, por tanto no importa cuán oscura y difícil sea la noche, nuestro Sol de Justicia resplandecerá y brillará, y todo el panorama será cambiado con su luz. Dios tiene el poder de transformar el caos en bendición. 

Ten presente que la presencia y dirección de Dios siempre marcará la diferencia. La Biblia nos dice: “él les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar por la gran cantidad de peces” (Versículo seis). Hay una gran diferencia entre “toda la noche que  no pescaron nada” y “cuando echaron una sola vez la red encerraron gran cantidad de peces”, entonces lo que debemos hacer es seguir la dirección de Dios para ver los resultados maravillosos.
Conclusión: Jesucristo cautiva nuestra atención con su poder, con su amor y cuidado. El amor al Señor va más allá de un milagro, es un profundo anhelo por su presencia y por hacer su voluntad. Búscalo y sigue adelante, Dios cumplirá su plan en ti y en tu familia.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.
Te invitamos a leer: "LA HISTORIA DE JONÁS Y EL GRAN PEZ"

Material similar en Estudiosysermones.com - En medio de la dificultad Jesús te cuida - 

domingo, 4 de diciembre de 2016

La Biblia nos enseña que Dios envió a Ananías a ministrar a Saulo de Tarso, y el Señor le dijo: “ve, porque instrumento (o vasija) escogido me es este”. Entonces debemos vernos como planes de Dios específicamente diseñados para grandes cosas, y él nos lleva en un proceso de maduración y tiene como principal propósito formar la imagen de su Hijo en cada uno de nosotros, y usará todos los medios y circunstancias para cumplir Su volunt­­ad en nuestra vida. Dios es alfarero y nosotros barro en sus manos. Él todo lo hace bien. 

Jeremías 18:1-2 “Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras”
En primer lugar debemos identificar la obediencia del profeta Jeremías. El Señor le dice: “Levántate”, mediante ésta palabra podemos ver ésta palabra una condición física y/o emocional. Quizá el profeta estaba agotado, o muy cómodo. Quizá emocionalmente afectado, pues la nación de Israel estaba desanimada pues Babilonia era el imperio que oprimía, y el pueblo hebreo estaba en decadencia moral y espiritual; fue aquel un tiempo de guerras y crisis. 
El ministerio del profeta Jeremías enfrenta oposición de sus hermanos hebreos y de otros profetas y reyes; básicamente por el contexto que vivían su mensaje fue de juicio, y tal vez todo esto había traído una sombra de desánimo sobre el profeta, pero el Señor le dice: “Levántate”. Era además de un mandamiento un desafió en medio de todo aquello que estaba viviendo.

 (Nota especial: Te invitamos a descargar gratis nuestro libro: Cómo vencer mis propias debilidades. Promoción gratuita por 5 días, del 5 al 9 de diciembre 2016.  Ante los tropiezos y caídas es de vital importancia darnos una nueva oportunidad y para obtener la mejor enseñanza de lo ocurrido es necesario aprender a vencer nuestras propias debilidades. Éste libro busca ser una herramienta de apoyo y crecimiento personal, busca renovar la esperanza y la fe en Dios. Puedes descargarlo aquí en: “CÓMO VENCER MIS PROPIAS DEBILIDADES” ).        
El profeta Jeremías rinde su razón para obedecer por revelación. En ocasiones obedecer al Señor significa avanzar, aunque no comprendamos lo que está sucediendo; detrás de la obediencia están escondidos grandes milagros y poderosas bendiciones, como le sucedió a Elías con la viuda de Sarepta de Sidón. El Señor nos enseña varias cosas importantes en éste pasaje:
1) Dios sabe a qué lugar o ambiente nos conduce para enseñarnos (le dijo: “vete a casa del alfarero”).
2) Podemos concluir que la obediencia nos ayuda a avanzar hacia la revelación divina y hacia la bendición (Dios le dijo: “allí te haré oír mis palabras”).
3) Obedecer al Señor es vital para ser transformado, Jeremías 18:3 (el profeta “desciende”, quizá su residencia estaba en un lugar alto de la ciudad y debe descender; en ciertas ocasiones “descender” no es agradable, pero sin duda alguna es fundamental).
4) Por todo esto la casa del alfarero representa aquel escenario o ambiente dónde Dios trabaja en nuestro corazón.
Ahora vemos la restauración de una vasija, Jeremías 18:4a “Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano”. Sin duda cuando el alfarero empieza su labor, ya tiene en su pensamiento que vasija hará. De igual manera el Señor ha planeado un diseño y propósito para cada una de nuestras vidas, esto es desde antes de la fundación del mundo. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, sólo HAZ CLICK AQUÍ 

En la elaboración de las vasijas (procesos con cada uno) podemos ver algunos afectados, recipientes quebrados, algunos soldados heridos. Entonces aunque el Señor tiene grandes planes y su amor por cada uno es inmenso, algunas veces la vasija se pierde en su mano, por dificultades del material (algunas cosas como dureza, impureza, falta de consistencia, piedras y artículos extraños, etc). Hablamos entonces de dones mal utilizados, líderes que se apartaron, soldados de Dios que caen y se quedan allí, resentimientos que nunca llegaron a un verdadero perdón, quizá otros se estancaron, entre otros. 
Pero la Biblia nos enseña que el Señor tiene el poder para restaurar, por eso nos dice en éste pasaje: “y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla” Jeremías 18:4b. Es muy interesante ver que el alfarero hizo una vasija nueva y mejor, y también vemos que utiliza el mismo material, el alfarero no lo desechó. El Señor Dios no rechaza a nadie, y siempre hará cosas mejores. Dios es bueno y todopoderoso. 
El Señor utiliza una técnica apropiada para cada uno de nosotros. Sin duda el alfarero conoce muy bien su oficio. En el taller del alfarero encontramos herramientas como la rueda, el barro, los hierrillos y desbastadores, estos utilizados para dar forma a la vasija, quitan las asperezas, y pulen los detalles del recipiente; y por supuesto también está el horno, el cual da la dureza correcta y estructura final a la vasija. El Señor requiere de nosotros rendición, un corazón manso y humilde, Jeremías 18:5-9.
Nuestro Señor es soberano, es bueno, santo y justo. Las manos de Dios son bondadosas con el humilde de espíritu, y fuertes con el corazón soberbio. Ahora vemos que cuando la vasija ha pasado por todo el proceso, al final el alfarero la decora, pues de allí saldrá a ocupar lugares importantes y participará de eventos reales. 
De igual manera el Señor levanta sus vasijas a lugares de privilegio y bendición, depositando en ellas sus dones y tesoros, por eso dice la Biblia que somos “vasijas de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios y no de los hombres”. Toda la honra es de Dios. 
Reflexión final: Dios tiene grandes planes con cada uno, algunas veces estos planes sufren o se estancan. Pero el Señor tiene el poder para restaurar, ante un corazón humilde, Dios interviene con su poder sanando y levantando al que ha sido herido. 
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Material similar en Estudiosysermones.com - Dios hace la vasija de nuevo - 

viernes, 2 de diciembre de 2016

Cuando enfrentamos dificultades o crisis aparecen diferentes reacciones, por ejemplo huir, esperar, quejarse o enfrentar la adversidad. Como cristianos debemos actuar con la sabiduría que viene de Dios. Conscientes que él nunca duerme, tiene cuidado de cada uno de nosotros y que todo lo sabe y por tanto un problema no es inesperado para él, además ha provisto una solución para salir victoriosos… 

En tiempos difíciles Dios está contigo

Lucas 8:40-42 “Cuando volvió Jesús, le recibió la multitud con gozo; porque todos le esperaban. Entonces vino un varón llamado Jairo, que era principal de la sinagoga, y postrándose a los pies de Jesús, le rogaba que entrase en su casa; porque tenía una hija única, como de doce años, que se estaba muriendo. Y mientras iba, la multitud le oprimía”

La frase “Cuando volvió Jesús” en su contexto nos deja ver que el Maestro había salido de la tierra de Galilea y venía de a la región de Gadara, volvía probablemente a la ciudad de Capernaúm, Su ciudad en Galilea. Los habitantes de allí le conocían y su poder también, por eso lo esperaban con gozo.

La Biblia nos enseña que Jairo era principal de la sinagoga (esto quiere decir que él administraba el orden en la sinagoga), era un hombre con un corazón humilde, pues  “postrándose a los pies… le rogó”, también nos enseña la Escritura que su única hija estaba enferma de muerte, y Jairo creía en el poder del Señor Jesús y lo buscó para rogar su ayuda.

Por lo general los milagros implican obstáculos que superar, como la duda, la incredulidad y junto con ésta, el miedo, el desánimo, etc. Al principal de la sinagoga  le dijeron: “no molestes más al Maestro, tu hija ya murió”. Vemos que la incredulidad se contagia con facilidad y estaba generando temor y desaliento en Jairo.
También Jairo tenía que superar la multitud que rodeaba al Señor, el pasaje nos enseña que “le recibió la multitud con gozo” y “la multitud le oprimía”, no era fácil llegar a Jesús. Otras veces el obstáculo es el orgullo, pero a diferencia de muchos principales y sacerdotes judíos, Jairo se humilló ante el Señor Jesús reconociéndolo como Dios todopoderoso.
Debemos tener presente que La fe constante alcanza los milagros, derrota lel desánimo, la burla y el rechazo, la Biblia nos dice: “Y se burlaban de él, sabiendo que estaba muerta. Mas él, tomándola de la mano, clamó diciendo: Muchacha, levántate. Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó” (Lucas 8:53-55).
No hay nada difícil para Dios, todos ellos expresaban: “ya murió, no se puede hacer nada, todo se perdió, no hay posibilidad alguna”, pero en realidad es Dios quien tiene la última palabra. Por eso persevera y expresa tu confianza en el Señor, en casa de Jairo todos estaban tristes, lloraban y se lamentaban, pero Jesucristo declaró una palabra diferente, por eso es que las personas de fe hablan distinto.
Aquí vemos al Señor Jesús dando evidencia de su poder y voluntad, Cristo es la resurrección y la vida. El Señor tiene el poder para resucitar muertos, él puede restaurar lo que se ha dañado. Por eso puede levantar al caído. Jesús resucitó a la hija del principal, y los presentes quedaron asombrados e impresionados, aunque la mayoría no creía ya en un milagro. Por eso “Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios”. Jesús es el mismo ayer, hoy, mañana y siempre. Él sigue haciendo milagros.

Conclusión: Dios es Todopoderoso, no hay nada difícil para Él, persevera y cree, los obstáculos caerán y la gloria de Dios se manifestará. Como Jairo, acércate a Él, verás su poder y los otros se sorprenderán de lo que el Señor hará a tu favor.
“Ningún arma forjada contra ti prosperará, Y condenarás toda lengua que se alce contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos del SEÑOR, Y su justificación procede de Mí," declara el SEÑOR” Isaías 54:17.
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "DIOS RECUPERA LO PERDIDO".  

Material similar en Estudiosysermones.com - En tiempos difíciles Dios está contigo - 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

El plan mismo de redención para la humanidad es un proyecto de restauración. El Señor creó al ser humano a su imagen y semejanza, también le encomendó multiplicarse (esto es llenar la tierra de seres humanos con la imagen y semejanza de Dios), le encargó la administración de la creación y el cuidado de ella. Ante la desobediencia de Adán y Eva, el Señor empieza a desarrollar su proyecto de salvación. Entonces el Señor es restaurador por excelencia. En este caso veremos cómo Marcos es el resultado de una maravillosa obra de restauración, pues Dios nos da nuevas oportunidades…  
Dios nos da nuevas oportunidades: 
Hechos 15:36-38 “Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están. Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos; pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra”
La Biblia nos enseña que el Señor restaura al que ha retrocedido. Pues precisamente uno que retrocedió fue Juan Marcos. Él fue un discípulo especial que inició su formación ministerial al lado del apóstol Pablo y Bernabé, la Biblia nos narra que a la mitad del primer viaje misionero decidió devolverse (tal vez por cansancio, quizá miedos, tuvo una crisis emocional o luchó con la ausencia de su familia, entre otros). 
Juan Marcos no desechó su fe, pero si al llamado que el Señor le hacía, era muy joven y su camino ministerial apenas iniciaba. Dios es bueno y conoce cada corazón y por eso se ocupa de él. 
Probablemente al inicio de su servicio l Señor Juan Marcos lo hizo con mucha pasión, expectativa y fuerza, como es normal en una persona que ha nacido de nuevo y vive ese profundo deseo de servir a Dios. La Biblia nos dice que un corto tiempo después Juan Marcos no pudo continuar con ellos. Esta actitud no fue aprobada ni tolerada por el apóstol Pablo, quien se disgustó ya que tenían una  gran labor misionera por delante. 
La historia enseña que Bernabé acompañó a Juan Marcos en su proceso de restauración, enseñándole con paciencia, instruyéndole respecto al el ministerio y las tentaciones, y ahora quiere nuevamente llevarlo a la obra misionera, pero Pablo no piensa de la misma manera, la diferencia es tal que se separan y el apóstol Pablo se va con Silas y el apóstol Bernabé se va con Juan Marcos a la obra misionera. 

La Biblia nos enseña que finalmente el Señor restauró a Juan Marcos, llevándolo al cumplimiento de su plan y destino, y es el mismo Pablo quien reconoce esto al solicitarle a Timoteo que lo involucre en el ministerio: Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio 2 Timoteo 4:11.

Vemos pues que Pablo acepta y reconoce ahora la buena labor de Bernabé en la restauración de Juan Marcos, y ahora es muy importante su aporte y trabajo en el oficio apostólico (pues tenían muchas iglesias que atender y dirigir). Según enseña la tradición Juan Marcos, el que un día renunció, fue un poderoso instrumento para Dios pues:
a) Fundó la iglesia de Alejandría en Egipto,
b) Fundó una Escuela Bíblica en esa ciudad,  
c) Escribe el Evangelio de San Marcos (enseña la tradición que su fuente fue el apóstol Pedro, Juan marcos era “hijo espiritual” de éste apóstol).
Conclusión: El propósito del Señor con cada uno de nosotros es especial y hermoso, a pesar de todo lo que ocurre o pueda pasar, no consideres volver atrás, tomar fuerzas en Dios y persevera, al final el plan divino se cumplirá. Renuévate en el poder de Dios, Él es restaurador por excelencia.
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Material similar en Estudiosysermones.com - Dios nos da nuevas oportunidades -  

Te invitamos a leer "Estudios Cristianos":

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

Te invitamos a leer "SERVIR A DIOS ES UN PRIVILEGIO" click en la imagen:

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

Post popular "EL PODER CREADOR DE DIOS" Click en la imagen:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES