martes, 21 de marzo de 2017

La fe en Dios

La fe en Dios produce milagros

La biblia nos describe un milagro lleno de enseñanzas para nuestra vida, leamos Lucas 17:11-16 “Yendo Jesús a Jerusalén… le salieron al encuentro diez hombres leprosos… y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros! Cuando él los vio, es dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y mientras iban, fueron limpiados. Uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano”
La fe en Dios ante la dificultad es fundamental. El pasaje bíblico nos dice: “yendo Jesús a Jerusalén… ellos le salieron al encuentro”, los leprosos se dieron cuenta que Jesús pasaba y lo buscaron. Es triste pero las angustias nos acercan al Señor. La vida de un leproso era difícil: pues según la mentalidad hebrea esa persona estaría bajo el juicio divino.

Ellos debían vivir en las afueras de la ciudad, además anunciar su estado cuando alguien se acercara, no podían entrar al templo por su condición, y seguramente perdían su familia, su vida social normal., etc. En medio de todo eso ellos buscaron al Señor, a pesar de la crisis tenían fe, y clamaron a Dios.

El Señor Jesús los escuchó y atendió. “Cuando él los vio…” recordemos que Jesús iba camino a la ciudad de Jerusalén, y se detuvo y los escuchó. Por eso debemos procurar captar la atención del Señor, clamar y él responderá.
El Señor Jesús demanda un acto de fe por parte de ellos, por eso les dijo: “id, mostraos a los sacerdotes”, sin duda fue un paso de obediencia y por supuesto de fe, y “aconteció que mientras iban, fueron limpiados”, entonces mientras ellos actuaban creyendo la palabra del Señor fueron sanados, vemos aquí un ejemplo de ejercitar la fe en la palabra del Señor.
La Biblia nos dice que el samaritano volvió para agradecer, vemos además que su corazón anhelaba estar con el Señor: “Se postró en tierra a sus pies” era un samaritano, concluimos que los otros eran judíos. Éste samaritano adoró al Señor Jesús, y le agradeció su bondad. Es muy importante tener un corazón agradecido y desarrollar la fe en el cuidado de Dios.
Conclusión: Dios sigue haciendo milagros, la fe en su poder genera su intervención en nuestra vida diaria. Él hace cosas que nadie más puede hacer. Confía en el Señor y agradece su obra cada día. Es el quien tiene cuidado de ti y de tu familia. 
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "Sanidad para el corazón herido"


Material similar en Estudiosysermones.com    

viernes, 17 de marzo de 2017

AHORA PUEDES DESCARGAR GRATUITAMENTE EL NUEVO LIBRO: DEVOCIONALES CRISTIANOS, TOMO 3.   

Ésta promoción gratis va desde el diecisiete al veintiuno de marzo del 2017. Éste nuevo libro contiene 33 devocionales, basados en la palabra de Dios, con sus comentarios culturales, históricos y aplicaciones para nuestra vida actual. Es una herramienta que puedes usar como texto de lectura diaria, y aun para enseñar a grupos e iglesias.  

A continuación las instrucciones para que descargues gratis éste libro:   

Si ya tienes tu cuenta en Amazon, sólo debes ir al paso c (abajo) y descargar sin costo alguno éste nuevo libro. Recuerda que éste texto está disponible gratis para descargar en tu computador, celular, tablet o equipo: 

a) Es necesario abrir tu cuenta en Amazon (si aún no lo has hecho) puedes hacerlo aquí: REGISTRARME EN AMAZON. Diligencia estos sencillos espacios y vamos a nuestro paso b.

b) Debes descargar la aplicación de lectura gratuita de Amazon (si aún no la has descargado) para bajar estos libros a tu equipo o computador aquí en: APLICACIÓN GRATUITA DE AMAZON PARA DESCARGAR LIBROS (ve al punto uno y clickea en el icono “Descarga”). Ésta aplicación quedará visible en tu equipo y allí estarán tus libros. Vamos ahora al paso c. 

c) Debes entrar ahora a la siguiente dirección para ver el libro: “DEVOCIONALES CRISTIANOS, TOMO 3” Clickea en el botón amarillo a tu derecha (Buy now with 1-click), puedes hacer click con tranquilidad pues es una compra gratuita, selecciona tu país y aparecerá una página donde debes clickear en Go to Kindle for pc (verás un botón en el que debes hacer click: “ejecutar aplicación”) y se descargará tu libro en tu equipo.

d) Ahora espera unos segundos y el mismo programa te dirá que está disponible en tu computador y te presentará el nuevo libro el cual puedes leer haciendo doble click sobre la imagen respectiva.   

Nota: Te invitamos a difundir o compartir ésta información con tus amigos y contactos.

(Pastor Gonzalo Sanabria)  


El devocional diario es aquel tiempo de comunión con Dios que debemos mantener y cuidar como un preciado tesoro, es allí donde Dios nos habla, fortalece y direcciona para ir por el camino que ha trazado para nuestras vidas. Separados de Dios nada efectivo y con trascendencia eterna podemos hacer.

Cuando decides buscar a Dios serás recompensado, por eso dice su palabra: “Dios es galardonador de los que le buscan”.

Mateo 6:5-6 “Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”.  


Autorizado para ser publicado simultáneamente en: Mensajes y sermones para predicar  y  en Web recursos cristianos.  

jueves, 16 de marzo de 2017

Jesús y la tormenta
Introducción: La Escritura nos enseña que varios de los discípulos eran pescadores, crecieron junto al mar de Galilea, y por tanto conocían muy bien aquel lago, seguramente concluyeron que la noche estaba muy bien para atravesar el lago, sin embargo la Biblia nos dice “pero se levantó una gran tempestad”, fue algo repentino. En diversas ocasiones nos damos cuenta que la experiencia y la capacidad son incapaces ante ciertas tempestades o crisis del diario vivir.

Jesús y la tormenta en el mar de Galilea

El evangelio de Marcos 4:35-39 nos dice: “Ese mismo día, caída ya la tarde, Jesús les dijo: "Pasemos al otro lado." Despidiendo a la multitud, Lo llevaron con ellos en la barca, como estaba; y había otras barcas con El. Pero se levantó una violenta tempestad, y las olas se lanzaban sobre la barca de tal manera que ya la barca se llenaba de agua. Jesús estaba en la popa, durmiendo sobre una almohadilla; entonces Lo despertaron y Le dijeron: "Maestro, ¿no Te importa que perezcamos?" Jesús se levantó, reprendió al viento y dijo al mar: "¡Cálmate (Calla), sosiégate (enmudece)!" Y el viento cesó, y sobrevino una gran calma.” 
Es necesario ser conscientes de la realidad de las tormentas en la vida. El mar de Galilea es llamado así por su inmenso tamaño en contraste con el territorio de la nación de Israel, es un inmenso lago de agua dulce. Por el bajo nivel del lago la temperatura del aire es más caliente que en las montañas que están alrededor y por la planicie del Jordán aparecen vientos fuertes que vienen del Hermón, todo esto da como resultado la formación de inesperadas tormentas. Como en muchas ocasiones sucede en la vida, las tormentas llegan cuando menos se esperan.  

El Señor Jesús dormía, él estaba confiado en el cuidado de su Padre celestial, es precisamente esa certeza la que genera paz, tranquilidad y confianza. En contraste vemos a los discípulos temerosos e incrédulos, el temor es lo contrario a la fe, ésta se nutre con la Palabra del Señor, mientras que el temor se fortalece con las palabras de ruina y fracaso.
Debemos tener en cuenta que el Señor Jesús le habló a la tormenta. Por eso la Biblia nos dice que la vida o la muerte están en la boca. Los discípulos estaban hablando de morir. Debemos preguntarnos ¿cómo hablamos cuando estamos en medio de la tormenta? Pues las palabras fortalecerán la  tormenta o la harán desaparecer. Hay poder en las palabras.
El Señor Jesús aplicó allí su fe y su autoridad, él le habló a aquella tormenta, y declaró la “bonanza” = palabra traducida de griego “galene” que traduce además: calma, gozo, raíz de sonreír. Nos dice la Biblia que Jesús “reprendió al viento… y cesó el viento”, entonces es necesario hablar con autoridad y fe al origen del problema y Dios se levantará para ayudarte. 
Debemos ver también que el día había tenido mucho trabajo, Jesús estuvo enseñando y ministrando, por eso nos dice el texto: “despidiendo a la multitud” = versículo 36a, y por eso dormía, pero de repente surge una tormenta. Seguramente obstáculos surgirán cuando avanzas hacía el plan del Señor, pero persevera porque el propósito de Dios prevalecerá por encima de los problemas.
Conclusión: Una tempestad puede venir para evitar que avances, o tal vez procura producir miedo e incredulidad, pero persevera adelante hay una gran victoria en Cristo Jesús, él es tu fuerza y te ayuda.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



Material similar en Estudiosysermones.com    


Jesús y la tormenta. 

lunes, 13 de marzo de 2017

Seguir el consejo de Dios es lo mejor
Jonás 1:1-3 “La palabra del SEÑOR vino a Jonás, hijo de Amitai: "Levántate, ve a Nínive, la gran ciudad, y proclama contra ella, porque su maldad ha subido hasta Mí." Jonás se levantó, pero para huir a Tarsis, lejos de la presencia del SEÑOR. Y descendiendo a Jope, encontró un barco que iba a Tarsis, pagó el pasaje y entró en él para ir con ellos a Tarsis, lejos de la presencia del SEÑOR”… 

Seguir el consejo de Dios es lo mejor

Sin duda es una gran bendición escuchar al Señor, él sigue hablando a sus hijos. precisamente el Espíritu de Dios ha venido a morar en cada cristiano y mediante Su testimonio revela la voluntad de Dios para sus hijos, ese mensaje es recibido en nuestro interior y esto debe ser una razón de gozo.

Podemos ver que ante la voz de Dios hay diversas reacciones. Por lo general cuando él nos delega un privilegio o desafío viviremos mucha alegría en el corazón y por eso avanzamos con toda pasión para hacer lo que el Señor nos ha mandado. Lamentablemente en otros momentos la respuesta es cómo la del profeta Jonás, es decir huir.

La pregunta es ¿Por qué a veces reaccionamos huyendo al llamado del Señor? Podemos ver algunas razones:

a) Tal vez la palabra que escuchamos del Señor no es agradable por nuestros propios deseos.
b) Lo que el Señor nos delega no responde según las expectativas egoístas que tenemos.
c) Quizá los complejos del corazón impiden avanzar y creer en cosas grandes.
d) A lo mejor temor a los resultados.
e) En otras ocasiones los fracasos anteriores hacen creer que será un fracaso más.
Es muy interesante destacar que el versículo tres nos dice: “pagando su pasaje”, aquel viaje era muy largo y por ende de alto valor, esto nos recuerda el alto valor que implica no hacer la voluntad de Dios, y aun las personas que nos rodean también sufren pérdidas (como les aconteció a los marineros que llevaban a Jonás el profeta).
La razón del profeta era “irse lejos de la presencia de Jehová”, es muy interesante reflexionar en esto, pues él sabía que Dios es omnipresente y por tanto su presencia está en todo lugar. Pero el concluyó que podía huir del Señor ¿Qué le pasó? Seguramente es lo mismo que pasa hoy, es decir sabemos muchas cosas del Señor, pero el ego y la dureza del corazón humano son más fuertes y terminan haciendo su propia voluntad, con los consecuentes malos resultados.
Conclusión: Ésta experiencia del profeta Jonás nos recuerda que el Señor habla,  y que es fundamental obedecer. Recordemos que la obediencia es la mejor adoración. Cuando obedecemos al Señor, él es glorificado y otros son salvados y nosotros somos bendecidos.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



Material similar en Estudiosysermones.com    

sábado, 11 de marzo de 2017

Dios pone en orden nuestra vida
Al considerar la situación de la tierra según Génesis 1, podemos ver inicialmente al menos tres características que se destacan, estas son: desorden, vacío y tinieblas. Veamos lo que la Biblia nos dice:

Génesis 1:2-3 “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz”. Esto es también un reflejo de nuestra vida...

Dios pone en orden nuestra vida

La verdad es que en ciertas circunstancias de la vida parece que así estuviera también nuestra realidad, pues por las crisis o a raíz de las malas decisiones, nuestro hogar y las finanzas experimentan el desorden; o a lo mejor por la desobediencia vivimos un vacío, es cómo si anduviéramos sobre la nada y los poderes del reino de las tinieblas golpean nuestra vida.  

Es muy importante lo que el pasaje bíblico nos dice a continuación: “el Espíritu de Dios se movía”. Entonces el Señor no abandonó su proyecto, Dios mismo estaba presente y pendiente. La frase “se movía” se traduce de la palabra hebrea “rakjáf” que además significa: empollar, revolotear.

Si nos quedamos sólo con las características iniciales diríamos: “no hay nada que hacer, todo está muy mal” o “es imposible restaurar”, todo es tinieblas, vacío y caos. Sin embargo el Señor estaba allí disponiendo las cosas para su obra, él estaba cubriendo con sus alas aquella tierra, estaba organizando, cómo las aves se disponen para el nacimiento de sus hijos y preparan el nido. El Señor haría una maravillosa obra, una tierra hermosa y muy bien organizada, con las mejores condiciones.

Luego Dios habló: “y dijo Dios”, de la boca del Señor sale ahora Su palabra, ésa Palabra que transforma, que restaura y ordena todo lo que está mal y desordenado en nosotros. Esa Palabra que corrige e ilumina nuestras decisiones, aquella que nos alimenta y edifica; por eso debemos bendecir y amar Su palabra. 

Vemos al final en el versículo tres que aparece la luz, tengamos presente aquí que la luz del sol y de las estrellas aparece después pues fueron creados en el día cuarto, esta luz es de Dios quien hace resplandecer su gloria sobre la tierra de una manera especial.


Podemos recordar que le Señor Jesús dijo: “yo soy la luz del mundo”, es Su luz la que requerimos todos los días, ante ésta luz las tinieblas retroceden, es la luz que saca a los prisioneros de los oscuros calabozos de la tristeza, condenación y aflicción, es la luz que resplandeció para salvación de la humanidad. Gracias Dios por tu cuidado y amor. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "DIOS NOS LIBRA DE LA ANGUSTIA"


Material similar en Estudiosysermones.com  

miércoles, 8 de marzo de 2017

La obra de Dios es mnaravillosa
El Señor Jesús usa en ésta ocasión un cultivo conocido por todos en tierras orientales (la vid), y mediante este ejemplo enseña verdades espirituales que son esenciales en la vida cristiana. Dios usa todos los medios necesarios para enseñarnos, pues su voluntad es bendecirnos. 

La obra de Dios es maravillosa y sorprendente 


Yo soy la vid verdadera, y Mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en Mí no da fruto, lo quita; y todo el que da fruto, lo poda para que dé más fruto. Ustedes ya están limpios por la palabra que les he hablado” Juan 15:1-3.

Podemos ver según el contexto del pasaje bíblico de hoy varios detalles importantes: el Señor Jesús está en el aposento alto con sus discípulos solamente, es entonces una enseñanza en la comunión íntima con el Maestro (debemos tener presente que Dios nos llama a esa intimidad, y allí nos enseñará secretos de su corazón, son aquellas cosas que ojo no vio, ni oído oyó antes).
El Señor Jesucristo es la vid verdadera (desde el griego significa: veraz, genuina), es pues la vid que genera verdadera vida, es la que sacia realmente el corazón humano. De manera implícita podemos decir entonces que hay falsas “vides”, pueden ser los ídolos, las drogas, la vida desenfrenada, el alcohol, entre muchos otros, cosas en las cuales el hombre quiere saciar la sed de su ser, pero más bien vive un mayor vacío, esto se debe a que solo Jesucristo puede llenar realmente el corazón humano.
Por naturaleza el viñador es quien prepara la tierra, la siembra, la riega y cuida los cultivos. En éste caso el Padre celestial es el viñador o labrador (es decir es quien cuida la viña, él hace la poda, etc).

Cada uno de nosotros estamos representados en los pámpanos, estos son los canales que alimentan el proceso del fruto, y sostienen las uvas. Como está escrito algunos son quitados por falta de fruto, y otros son limpiados para llevar así más fruto.

La poda se realiza con el cuchillo y la tijera. Las ramas secas y estériles, para nada útiles, son cortadas. La vid no presenta resistencia alguna (podemos recordar aquí la frase de Isaías: “como cordero fue llevado al matadero, enmudeció, no abrió su boca”). Es aquella obra donde el Padre celestial quiere quitar de nosotros lo que no sirve a sus planes.
El Señor Jesús les dijo a sus discípulos: “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado”. Uno de los símbolos de la Palabra de Dios es precisamente el agua, lo vemos por ejemplo en el Salmo uno que nos dice: “Bienaventurado aquel cuya delicia es la ley de Jehová… será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo… y todo lo que hace prosperará”.
Cuán grande y hermoso es el poder de Su palabra, pues refleja nuestra genuina condición y nos permite limpiar los pecados en la sangre del Cordero de Dios. Haz tu maravillosa obra Dios en cada uno de nosotros.  
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: DIOS PUEDE RESTAURAR LO DAÑADO.


Material similar en Estudiosysermones.com 

La obra de Dios es maravillosa. 

sábado, 4 de marzo de 2017

Dios te protege
Introducción: El Señor es la protección y la provisión para su pueblo. Dios es quien fortalece al cristiano. Es muy importante tener presente aquí que el término fortaleza en el pasaje de hoy (Habacuc 3:19) es traducido de la palabra hebrea “Kjáil” que además significa: facultad o “potencialidad”, hablamos de la capacidad de hacer o de producir.

Con frecuencia la palabra se encuentra en un marco o contexto marcial. Hablamos de la “fuerza” física, “potencia” y la capacidad de desempeñarse correctamente en un campo de batalla. La palabra “Fortaleza” nos habla en primer lugar de la fuerza del Señor que viene sobre el cristiano y lo equipa para superar la batalla espiritual, en Cristo somos vencedores.  

Dios te protege todos los días


Habacuc 3:19 “Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar”

En el Antiguo Testamento las palabras “ciudad” y “fortaleza” eran prácticamente sinónimas, ya que las ciudades debían construirse en lugares seguros (generalmente altos) y debían tener muros de protección. Dios es nuestra fortaleza y escudo, él nos protege del enemigo y de su maldad, David experimentó esto cuando tuvo que huir del rey Saúl y el Señor lo protegió, y por eso él cantó: “Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré, mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio” (Salmo 18:2). Dios es fiel protector.
La verdad es que cuando logramos poner la confianza en el Señor podemos adorar con seguridad y avanzar a pesar de las dificultades  y obstáculos. Dios no sólo es nuestro escudo, en él somos inaccesibles o inalcanzables para los ataques del enemigo.

Consideremos ahora la expresión “él hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar”. Podemos ver que por el poder de Dios es posible caminar en victoria y ser intocables para todo poder enemigo.

Los ciervos de las montañas orientales se destacan precisamente por su gracia, agilidad y ligereza, sus patas tienen la capacidad de saltar y correr entre difíciles las pendientes rocosas (por eso dice el texto “alturas”).

El macho  generalmente vive en solitario, entre tanto que las hembras con los ejemplares más jóvenes y sus crías, se organizan en grupos o rebaños que pueden ir de tres a veinte ejemplares, ya que son las hembras las que se encargan del rebaño y andan en las alturas, el texto bíblico nos dice: “Dios hace mis pies como de ciervas”.

Las ciervas en aquellas zonas altas, escarpadas y muy pendientes perciben seguridad, allá difícilmente los depredadores (como los osos, leones y lobos) pueden llegar para devorar a sus crías. Entonces el salmista usa ésta figura expresando que Dios nos da la capacidad de caminar por senderos seguros y rectos donde el enemigo no nos puede tocar, ni hacer daño.


Te presento la Biblia de estudio Diario Vivir la cual presenta excelente información de personajes bíblicos, detalles históricos, geográficos y cronológicos de manera que puedes tener una mayor comprensión del pasaje bíblico. Te facilita la respuesta a dudas que aparecen en la vida real ayudándote así a lograr una aplicación correcta de la Biblia en el diario vivir, puedes adquirirla aquí en: Biblia de estudio Diario vivir RVR60 (Life Application Study Bible: Rv60) (Spanish Edition)
Conclusión: Como dice Habacuc podemos confiar en el Señor en todo tiempo, sabemos que Dios nos sostendrá y fortalecerá, él nos impulsará para caminar en victoria. Él es nuestro escudo y fortaleza. 
Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "ESCOGIDO POR EL SEÑOR JESUCRISTO". 

Material similar en Estudiosysermones.com 
- Dios te protege.     

Te invitamos a leer "Estudios Cristianos":

sermons and devotions

Otras entradas

Seguidores

SUSCRÍBETE GRATIS Y RECIBE NUESTRAS ACTUALIZACIONES:

Escribe tu direccion de correo electronico:

click

ADQUIERE NUESTRO NUEVO LIBRO:

Conoce la maravillosa "VIDA DE JESÚS DE NAZARET":

SEMINARIO BÍBLICO A DISTANCIA, click en la imagen:

ENTRADAS POPULARES

Siguenos en Google +

Google+ Followers

Enlázame: copiá el código

ESTUDIOS Y SERMONES